No quiero que me escuches, quiero que me comprendas

See on Scoop.itEducación

Soy consciente de que el vídeo que complementa este post puede resultar excesivamente duro… Pero lo cierto es que, más allá de su emocionalidad y su dramatismo, la historia que nos cuenta es tan dura y cierta como la vida misma.
Vivimos en una sociedad inmersa en el hedonismo, la autocomplacencia y el egoísmo. Nos hemos acostumbrado a regordearnos en ese estéril paisaje ubicado en nuestro propio ombligo, convirtiendo en invisible todo aquello que nos incomoda o nos causa problemas.
Y, paradógicamente, la sociedad hiperconectada e hipersocial en la que nos ha tocado vivir, manifiesta claros síntomas de sordera.

See on lasblogenpunto.blogspot.com.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s